Blogia
No podemos callar lo que hemos visto y oído. (Hch. 4, 20)

¿Quién fue Abraham?

¿Quién fue Abraham?

“Abraham era un hombre excelente y muy rico. Estaba casado con Sara. Tenía grandes rebaños de ovejas y bueyes. Lot era sobrino suyo. Dios le ordenó a Abraham hacer un largo viaje, para ocupar unas tierras magníficas donde habitarían sus descendientes. Aunque él y Sara no tenían hijos y eran viejos los dos. Pero Dios le anunció a Abraham que su descendencia sería numerosa como las estrellas del cielo y que de ella nacería el Redentor esperado. Abraham se puso en marcha. Sara lo acompañaba. También Lot y su mujer. Y toda la peonada marchó con ellos.

Iban montados en dromedarios y camellos. Tiempo después llegaron a la Tierra Prometida por Dios a Abraham. Esa tierra se llamaba País de Canaán. Y allí desensillaron Abraham y los suyos. Pasaron algunos años. Sara seguía sin tener hijos y ya dudaba tenerlos. Abraham, en cambio, confiaba en Dios, que le había anunciado descendencia. Abraham y Lot empezaron a disgustarse y a tener diferencias, pues se mezclaban sus haciendas y sus pastores se peleaban. Así que decidieron dividir el campo. En la fracción que le tocó a Lot había dos ciudades, pobladas por hombres y mujeres de lo peor. Y Dios resolvió castigar a los hombres y mujeres de esas ciudades, llamadas Sodoma y Gomorra. Abraham intercedió por ellos. Dios le contestó que si allí había al menos cincuenta personas decentes perdonaría a las ciudades. Regateó Abraham con Dios y consiguió que le fuera rebajado el número de personas decentes, hasta que Dios se plantó en diez, fue inútil que Abraham hubiera regateado porque ni diez había. Entonces llovió fuego sobre Sodoma y Gomorra. Hoy día, un mar salobre cubre el lugar donde estaban.

Lot huyó, pues Dios le avisó con tiempo, por medio de dos ángeles. Y también le indicó que nadie se detuviera a mirar la destrucción de las ciudades. Mientras huían, la mujer de Lot se paró para curiosear y quedo convertida en una estatua de sal.

Abraham tuvo un hijo con su sirvienta Agar, el hijo se llamó Ismael y de la tribu de Ismael nacería Mahoma, fundador del Islam. Sara por fin tuvo un hijo. Que se llamó Isaac. Y que hizo las delicias de sus padres. Abraham jugaba con Isaac y, según fue creciendo, le enseño la historia de su pueblo y le contó que de su estirpe nacería el Redentor, como Dios le había anunciado. También le enseñaba a cazar, a montar en camello, y a adorar y servir a Dios. Una noche, mientras Abraham dormía, le habló Dios y le dijo: “Quiero que me ofrezcas a tu hijo en sacrificio”. Abraham se puso pálido y sintió un dolor tremendo. No entendía nada: si tenía que matar a Isaac y él estaba viejo para tener más hijos ¿cómo podía de su descendencia nacer el Redentor? Pero se dispuso a obedecer. Caminó con Isaac hasta la punta de una montaña. Abraham llevaba el cuchillo e Isaac cargaba con la leña para el sacrificio. -¿Y dónde está el cordero? -preguntó Isaac. -Dios proveerá -contestó Abraham. Y siguieron trepando. Cuando llegaron arriba, con el corazón destrozado y lágrimas en los ojos, Abraham tuvo que decirle a Isaac cuál era la terrible realidad.

Ya estaba atado Isaac sobre el montón de leña y ya levantaba Abraham el cuchillo sobre él cuando retumbó la voz de Dios. -¡Alto, Abraham! -ordenó Dios. Has demostrado que me quieres sobre todas las cosas, porque estás dispuesto a ofrecerme tu único hijo. Serás bendecido por eso. Loco de alegría, Abraham desató a Isaac, le dio un abrazo y le llenó de besos.

Advirtieron un cordero que se había enredado los cuernos en un matorral espinoso. Agarraron el cordero y lo ofrecieron en sacrificio: Dios había provisto. Abraham y Sara murieron viejísimos”.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres